Volver a la pagina anteriorVOLVER 


San Bartolomé de Tirajana

Datos geográficos. El término municipal de San Bartolomé de Tirajana ocupa una superficie de 33.500 Has. (335 Km2). De forma triangular, su vértice se encuentra en el interior de la isla, a una altitud de 1900 m, y su ancha base coincide con el límite sur de Gran Canaria. Es el municipio con mayor superficie de la isla, cubriendo más de su quinta parte, exactamente un 21,86%. Debido a su tamaño, participa de las grandes unidades de relieve de Gran Canaria. La capital del municipio, San Bartolomé, cuyo nombre aborigen era Tunte, está situada en la que se ha denominado a lo largo de la historia “La Caldera de Las Tirajanas”. La mayor parte del municipio está formado por la falda sur de un gran volcán fonolítico, del cual sólo se conserva la parte sur y oeste y que, probablemente, en épocas anteriores, ocupó toda la isla.

Historia. Lo que hoy en día conocemos como el municipio de San Bartolomé de Tirajana era, hasta casi mitad del siglo pasado, un amplio condado donde vivían agricultores, pescadores y pastores. Durante su etapa aborigen, Tirajana y La Aldea de Tunte pertenecieron al Reino de Telde, gobernados por el monarca Bentejuí, el guanarteme. Tirajana, junto con Tirma, era uno de los refugios sagrados donde existían templos para ritos y ceremonias. En 1479, durante la conquista, un importante regimiento castellano sufrió una gran derrota en la batalla de La Caldera. Casualmente, la batalla se produjo un 24 de Agosto, festividad de San Bartolomé, santo al cual los castellanos imploraron su protección. De aquí surgió el culto y devoción a este apóstol, además del copatronazgo de la Villa. En 1480, un año más tarde, cuando la isla de Gran Canaria prácticamente se encontraba bajo el dominio total de la Corona, los antiguos canarios, acorralados, decidieron esconderse en la fortaleza de Ansite, último bastión de la resistencia aborigen. Ante la idea de ser apresados, torturados y esclavizados, los antiguos canarios decidieron desprenderse de sus vidas, arrojándose por el Barranco de Ansite en 1484.

Durante la conquista, la isla experimentó una extraordinaria metamorfosis, constituyéndose una administración, una economía sólida, y una nueva sociedad. Sin embrago, durante tres largos siglos, la isla de Gran Canaria sucumbió a distintas amenazas y ataques de corsarios y piratas, encabezados por Sir Francis Drake y Pieter Van Der Does. Corría el año 1599. Pasada esta época de tormentas y batallas románticas, ya en 1813, San Bartolomé de Tirajana quedó constituido como ayuntamiento. Su economía se basó en la agricultura de la caña de azúcar, cultivos de cereales, tabaco y árboles frutales.

Hoy por hoy, Maspalomas Costa Canaria se encuentra en un emplazamiento único que cautiva a quien lo visita por primera vez. Las dunas, con su parte de playa, fueron propiedad del Estado y, junto a La Charca, fue concedido por su majestad Felipe III a D. Mateo Pérez de Villanueva, capellán real y familiar del Santo Oficio, cura de Agüimes y Tirajana, en el año 1600. En 1960, como consecuencia de la organización de un concurso internacional para la urbanización de la finca “Elvira”, nace el proyecto de urbanizar Maspalomas, Maspalomas Costa Canaria. Al concurso se inscribieron 141 proyectos, nacionales e internacionales. El primer premio se lo llevó S.E.T.A.P. En Octubre de 1962, coincidiendo con el ‘boom’ turístico, comienzan los trabajos en la zona de San Agustín.

Actualmente, Maspalomas Costa Canaria se encuentra custodiada por la mirada esbelta de la torre del faro que, desde lo alto, ve como el oro de su fina arena nace a orillas del Océano Atlántico. La fascinación de sus cálidas playas, la tranquilidad de sus aguas y la sensibilidad del paisaje, estimulan el deseo de volver.

Fiestas. Este municipio está plagado de núcleos de población que tienen una situación geográfica bastante distante unos de otros. Es por lo que las fiestas patronales y populares de cada uno de sus pueblos cuentan con una idiosincrasia y particularidades distintas entre sí, con sus respectivas fiestas locales, entre las que destacan las siguientes:

Fiestas de Santiago Apóstol, que se han convertido en una cita obligada para todos los isleños, que acuden a Tunte por estas fechas del mes de julio, bien por tradición bien guiados por la fe con sus votos de promesas. Son de especial relevancia aquellas fiestas que coinciden con el Año Santo Jacobeo. Los actos a resaltar son los religiosos y cívicos que coinciden con el día 25 de Julio. Pero en el transcurso de las fiestas, tienen lugar otros actos de especial importancia por su contenido etnográfico y tradicional, como La Romería de Santiago el Chico, o Tenderetunte, acto de convivencia popular en el que se exaltan las costumbres del tirajanero y la identidad del pueblo canario, además de La Feria de Ganado.

Fiestas Patronales de Maspalomas en Honor a San Fernando. Se caracterizan por la capacidad de convocatoria que tiene, que aglutina a los ciudadanos del lugar, turistas y gentes de toda la isla de Gran Canaria. Debido a esa afluencia de gente, las fiestas de San Fernando cuentan con la instalación ferial más extensa y compleja de la isla. Durante casi quince días, atracciones feriales para adultos y niños, mesones, bares y chiringuitos, donde encontrará cualquier diversión y entretenimiento, invaden cada rincón disponible y podrá degustar productos típicos, tanto canarios, como de cada una de las regiones españolas.

Fiestas de San Bartolomé. Se celebran en San Bartolomé de Tirajana durante la segunda quincena de Agosto. Son unas fiestas sencillas, llenas de contenido y sabor típico de las costumbres de los pueblos tradicionales de la isla de Gran Canaria. Su actividad principal se centra el día 24, festividad de San Bartolomé, que suele ser día festivo de carácter local en el municipio tirajanero.

Fiesta del Albaricoque. Se celebran en Fataga, el pueblo del municipio de San Bartolomé que mejor ha sabido conservar el sabor típico de la identidad del pueblo canario, lo que se refleja en las fiestas, con sus muestras de artesanía y costumbrismo. Se celebran en la última semana de Abril y primera de Mayo. Su patrón es San José, y también se celebra durante el mes de Marzo.

Además de estas fiestas locales, el municipio acoge el Festival Regional de Folklore de Maspalomas nace en el año 1980, por lo que actualmente es el más antiguo de estas características que se celebra en el Archipiélago Canario. La celebración de este festival suele coincidir con el primer sábado del mes de Junio de cada año.

 
Volver a la pagina anteriorVOLVER 
©Portaltur v1.0 2005   Aviso Legal | Política de Privacidad | Información General | Agregar a favoritos
Interreg III B - Feder